Cada pueblo, villa o ciudad representa la Semana Santa de forma distinta. La rica imaginería vasca y los pasos de penitencia recorren las calles esos días. Pero hay lugares que tienen otro arraigo y forma de celebrarla. Es el caso de Balmaseda y su representación viviente de la Pasión de Cristo.

El “Juicio de Pilatos” y la “Pasión de Cristo” resultan ser los grandes reclamos de Balmaseda. En la comarca de Las Encartaciones, la primera villa por fundación de Vizcaya lleva a cabo una de las más espectaculares representaciones vivas de la Semana Santa vasca.

Los vecinos de Balmaseda son los protagonistas

En la actualidad son alrededor de 700 los vecinos y vecinas que participan activamente de algún modo en la recreación del Vía Crucis viviente en el que se reproduce la Pasión de Cristo.

Cada recoveco de sus calles, el vestuario y el maquillaje de sus habitantes, representan con un realismo sorprendente las últimas horas de la vida de Cristo. Una implicación vecinal que es una tradición mantenida durante siglos y que ha convertido la representación de Balmaseda en una de las más célebres de todo Euskadi.

Imagen: Asociación Vía Crucis de Balmaseda

El origen de la Semana Santa de Balmaseda

Su origen aún es hoy en día tema de debate entre los entendidos. A pesar de que algunos autores datan su nacimiento en 1480, no hay confirmación documental de su existencia hasta 1771, cuando se citan por primera vez en unos documentos municipales las "Procesiones de Semana Santa".

En el siglo XIX ya aparecen rastros documentales de nuevos elementos de la Semana Santa balmasedana. Los "penitentes" o "nazarenos", los "fariseos" o los soldados de la guardia romana se encuentran en documentos oficiales por esa época y se convierten en uno de los elementos más característicos de la Semana Santa de Balmaseda que se mantienen vivos hasta nuestros días.

El Nazareno de Balmaseda

En la última década del siglo XIX se guardan archivos donde se menciona por primera vez el personaje cumbre por definición de la Semana Santa, el "Nazareno" o "Jesucristo". Es a partir de este momento cuando se puede hablar de representación viva de la pasión de Jesucristo en Balmaseda.

Y otro momento clave de la Semana Santa balmasedana se encuentra en 1963, cuando se incorpora lo que es, sin duda, el momento cumbre de cada escenificación: "La Crucifixión”.

Domingo de Ramos, primer contacto con la Pasión

Los actos y representaciones se dispersan por toda la Semana Santa. Pero el primer gran acto es el domingo de Ramos. A las 08:30 horas se lleva a cabo la recreación de los orígenes del Vía Crucis viviente.

El domingo previo a Pascua sale del Campo de las Monjas hacia Kolitza una peregrinación de penitentes con 14 cruces a hombros. Se trata de una recreación de los orígenes del Vía Crucis viviente de Balmaseda, surgido, según algunos estudiosos, de las rogativas frente a las plagas que asolaron la villa a finales del siglo XV.

Imagen: Asociación Vía Crucis de Balmaseda

Jueves Santo y la Última Cena

El Jueves Santo a las 19:00 horas se realiza la "Procesión de los pasos". Desde la plaza de San Severino los pasos son acompañados por los romanos y los penitentes, que van encapuchados, descalzos y cargados con cruces de madera.

Ese mismo día a las 21:30 horas se lleva a cabo la representación de "La Última Cena”. Para este acto es necesario comprar entrada, ya que el espacio es limitado.

En esta representación se desarrollarán las escenas del Concilio de los Sacerdotes, la Última Cena, la oración en el Huerto de los Olivos, el prendimiento de Jesús y el juicio ante los sacerdotes encabezados por Caifás.

Imagen: Asociación Vía Crucis de Balmaseda

Viernes Santo, el día grande de Balmaseda

El día grande de la Semana Santa de Balmaseda empieza a las 09:30 horas con el "Juicio ante Pilato". Una representación para la que también es necesario comprar entrada. El acto se inicia con el ahorcamiento de Judas y continúa con el juicio de Jesús ante Poncio Pilato en el Pretorio.

A las 10:30 horas se lleva a cabo el "Vía Crucis". En él, junto con los personajes y pasos del día anterior desfilan la Magdalena, la Virgen María, la Verónica, los Apóstoles y otra serie de personajes de la representación de la mañana. Se trata de un acto de gran vistosidad y dramatismo. Un espectáculo incomparable.

Imagen: Asociación Vía Crucis de Balmaseda

El Santo Entierro y la Procesión del Silencio de Balmaseda

Ya por la tarde, a las 19:00 horas es el momento de la "Procesión del entierro". La calidad de los pasos y el estado sombrío de los personajes otorgan a esta procesión un ambiente de gran solemnidad y recogimiento.

Para terminar el día, a las 21:30 horas sale la "Procesión del silencio". En ella la Guardia Romana escolta en un gran silencio compartido por todos los allí presentes los pasos del Cristo del Cementerio y la Dolorosa hasta el cementerio, donde, tras el responso, se coloca el paso del Cristo en su ubicación habitual.

Estos son los principales actos de la Semana Santa de Balmaseda, una de las más significativas y vistosas de Euskadi. ¿La conocías? Si aún no tienes planes no dudes en acercarte, pero ten en cuenta que la mejor opción es el transporte público, ya que la fama de Balmaseda le precede y todos los actos son muy multitudinarios.