“Las profesiones técnicas no son de hombres o mujeres sino de personas a las que nos gusta la tecnología”

Pocas empresas pueden presumir de contar con plantillas paritarias, con la misma proporción de hombres y mujeres. O de tener una notable presencia femenina en áreas consideradas STEAM (Science, Technology, Engineering, Art, Maths).

En Euskaltel contamos con compañeras en las áreas técnicas y apostamos por el fomento de la vocación científico-tecnológica entre las nuevas generaciones de mujeres. Entendemos que es importante contrarrestar el creciente desapego que tienen los estudiantes por las carreras técnicas, especialmente en el caso de las mujeres. Basta con citar un ejemplo: a pesar de que el 54,3% de los estudiantes del sistema universitario del estado es mujer, su presencia en titulaciones técnicas como Ingeniería y Arquitectura decae al 26,4%.

Foto de la trabajadora Izaskun PellejeroQueremos revertir esa tendencia y que el modelo de incorporación de la mujer profesional a departamentos técnicos, como ocurre en Euskaltel, se generalice. Es el caso de nuestra compañera Izaskun Pellejero, que estudió Telecos y que actualmente trabaja en el departamento de Ingeniería de Red y Servicios.

Izaskun compagina esta labor con la de profesora de un Máster en Ingeniería de Telecomunicaciones, y nos cuenta cómo en este curso de especialización la presencia femenina ha pasado del 50%, en el momento en que ella misma lo recibió, hace pocos años, al 15% actual. Un descenso que se ha debido en parte a una cuestión de “tendencia”, pero “también a un tema cultural y de educación”, que se debería corregir “en todos los ámbitos desde la infancia”.

“Esta profesión no es de hombres o mujeres, sino de personas a las que les gusta la Tecnología (Ingeniería, en términos generales) y quieren vivir y desarrollarse en ese ámbito”, asegura.

Izaskun sabe que “Euskaltel es una empresa atípica” en ese sentido, porque “hay mucha presencia de mujeres en todas las áreas técnicas” como la suya, en la que incluso las chicas superan a los varones. Sin embargo, no ocurre lo mismo “en otras empresas del sector con las que tenemos relación o trabajamos, donde mayoritariamente son hombres”.

Una opinióFoto de la trabajadora de Euskaltel Iratxe Perezn similar tiene Iratxe Pérez, otra de las mujeres STEAM de Euskaltel. Trabaja con Izaskun en el Departamento de Red y Servicios, y ha tenido clara su vocación desde siempre: “Las mates y la física siempre fueron lo mío…”. Su condición de mujer no ha sido un obstáculo ni para estudiar una carrera técnica ni para obtener su primer empleo. Claro que esa primera oportunidad laboral vino de la mano de Euskaltel, una empresa en la que, según dice, el número de mujeres empleadas en puestos técnicos es “superior a la media”.

A pesar de no haberse encontrado obstáculos de ese tipo, Iratxe tiene claro que todavía “queda mucho camino por recorrer” en cuanto a la presencia de mujeres en carreras y trabajos técnicos, y asegura que uno de los “retos futuros” que tiene la sociedad pasa, precisamente, por conseguir una “igualdad total” en ese ámbito.

Nuestra compañera Leire Aginako también lo ve claro: durante los últimos años ha percibido un descenso en el número de “personas que  se quieren preparar en áreas de conocimiento técnico y tecnológico”, pero matiza que este fenómeno no solo se da en Euskadi, sino “a nivel europeo”. Y precisa que este déficit de profesionales técnicos podría traer consecuencias: “Me parece un gran hándicap en general para las posibilidades de desarrollo tecnológico y mejora competitiva de las empresas, sobre todo en un pequeño país como el nuestro”.

Ella nunca ha tenido problemas para desarrollar esa vocación técnica. Su completa formación en el ámbito de las TI le permitió colocarse “fácilmente” en el sector de la I+D+i, y cambiar de trabajo hasta recalar finalmente en Euskaltel, donde trabaja en la División de Negocio de Empresa.

Foto de la trabajadora de Euskaltel Leire AginakoHoy en día, Leire está convencida de que la mayoría de las compañías “ha comprendido la utilidad de aprovechar al máximo las capacidades y conocimientos de sus empleados y colaboradores”, pero lamenta, al igual que sus compañeras, que todavía haya empresas en las que no se ha completado esa integración. “Queda recorrido en algunas empresas en las que los responsables no tienen todavía esta visión”, concluye.

Leire apuesta por llevar a cabo acciones que consigan fomentar el interés de las nuevas generaciones en estas áreas técnicas, no sólo entre las jóvenes sino también entre los chicos, en línea con las que ya desarrollamos las instituciones vascas y organismos como Innobasque, los centros tecnológicos, la UPV-EHU, Ikerbasque y empresas como Euskaltel.

Se trata de iniciativas como el proyecto Inspira STEAM 2017, que realiza acciones de sensibilización entre 200 alumnas de 11 centros educativos vascos. Este tipo de proyectos, junto a apuestas empresariales decididas, son las que conseguirán ampliar la presencia de las mujeres en trabajos técnicos y generalizar casos como el de nuestras compañeras Izaskun, Iratxe y Leire.

Deja un comentario / Idatzi iruzkina

Valida tu comentario / Iruzkina balidatu *